Nutrigenómica y ayudas ergogénicas en el deporte: Vitamina C

Antes de nada, aclaremos conceptos. La nutrigenética y la nutrigenómica muchas veces se usan como sinónimos pero existen diferencias entre ellos. En el caso de la nutrigenética, nos referimos a estudios estadísticos que analizan el impacto de la dieta según el genotipo. La nutrigenómica, por su parte, hace referencia a estudios que explican las bases moleculares a través de las cuales se puede entender ese efecto nutrigenético.

Bien, dentro de la nutrigenómica y, atendiendo a la parte de ayudas ergogénicas dentro de la nutrición deportiva, la vitamina C juega un papel fundamental en los mecanismos de defensa del propio organismo contra especies reactivas del oxígeno, muy habituales y que encontramos en grandes cantidades durante el rendimiento deportivo. ¿Lo sabías?

Pero del mismo modo que decimos esto, también se ha encontrado que, una suplementación con vitamina C con el objetivo de controlar el estrés oxidativo, puede interferir en las adaptaciones metabólicas del ejercicio, lo que puede desembocar en un peor rendimiento. En este sentido, las recomendaciones de consumo de vitamina C como mero antioxidante se basan en ingestas de fuentes dietéticas basadas en alimentos.

Asimismo, la vitamina C participa en más procesos fisiológicos asociados al rendimiento deportivo, cuyas investigaciones sugieren efectos beneficiosos como puede ser la de regulador en la síntesis de colágeno. El ácido ascórbico (o vitamina C), tiene una doble función siendo, por un lado, cofactor imprescindible en la hidroxilación de residuos de prolina, dentro de lo que es el procolágeno, que necesita de la hidroxiprolina para estabilizar la triple hélice de las fibras del colágeno y, por otro lado, participa en la reticulación del colágeno.

Existen estudios como el de Findik et al. 2016, en el que después de suplementar con Vitamina C a ratas embarazadas, mostró una tinción del colágeno más potente. También tenemos las revisiones sistemáticas de Aim et al. 2017, sobre el papel que juega la suplementación con esta vitamina de cara a aliviar dolores asociados a fracturas de muñeca y la generación de colágeno después de pasar por una lesión musculoesquelética ( DePhillipo et al. 2018).

Esto arroja resultados, a pesar de la poca evidencia disponible, que otorgan a la vitamina C un papel terapéutico en lesiones del tejido conectivo, muy habituales entre deportistas.

Pero también es cierto que  existen diferencias interindividuales a la respuesta de la suplementación con vitamina C y uno de los factores responsables de estas diferencias es la variación genética.

Existen investigaciones en las que una variante del gen GSTT-1 afecta al nivel de ácido ascórbico circulante. Este gen tiene dos alelos, el GTSS1 *0 y el GTSS1 *1. El primero es no funcional y el segundo sí lo es. En el estudio de Cahill et al., 2009 se vio que la variante GTSS1 *0 era más proclive a una deficiencia en vitamina C cuando estas ingestas estaban por debajo de las recomendaciones y, por la contra, el GTSS1 *1 apunta a una protección de los individuos a pesar de ingestas de vitamina C por debajo de las recomendaciones. Del mismo modo, el gen COL5A1 es el codificador de un componente del colágeno que es básico en el tejido conectivo. La variación de este gen y del GTSS1 y otros que también están involucrados en el metabolismo de la vitamina C, afectan a la formación de colágeno y, posteriormente, a los efectos en la suplementación.

En cualquier caso, hace falta más investigación para ver el alcance de las estrategias de suplementación de cara a minimizar el impacto de las lesiones y mejorar así, el rendimiento de nuestros deportistas.

Sobre el autor
Esther Cuadrado

Esther Cuadrado

Diplomada en Magisterio Educación Física por la Universidad de Oviedo, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte con mención en rendimiento deportivo y graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Isabel I. Apasionada del deporte y la nutrición y comprometida con la salud a través de la divulgación de hábitos de vida saludables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *